Termina “Equipo” con el sueño ficcional de Calderón

Publicado: mayo 31, 2011 en Televisión

Por Darwin Franco Migues

 Dicen que fue un asunto de rating y no una intromisión política, dicen que jamás alcanzó las expectativas televisivas porque evidentemente las audiencias no soportaron que al igual que pasa con las noticias, la ficción fuera usada para producir una realidad donde la violencia social se maquilla para justificar la otra violencia: la institucional. Lo cierto es que la serie-spot El Equipo terminó.

Estas retóricas de la seguridad, como ya precisaba Rossana Reguillo en este mismo espacio, forman parte de una estrategia de “comunicación social” que desde hace tiempo el Gobierno y la Policía Federal están implantando para crear una estética visual y narrativa que más que seguridad crea incertidumbre y miedo ¿qué siente usted cuando pasa a su lado un convoy de policías o militares? ¿Qué piensa cuando todo el discurso de Felipe Calderón está avocado a justificar la violencia en aras de la seguridad?

Parte de esa estrategia comunicativa se está gestando desde hace tiempo en las narrativas de telenovelas y series, tanto de Televisa como de Tv Azteca, siendo la recién concluida serie El Equipo el corolario de esta estrategia de marketing político que como único fin tiene la “legitimización” de la estrategia gubernamental contra el crimen organizado.

Otras series como Drenaje Profundo (Tv Azteca), también grabada en las instalaciones de la Policía Federal (PF), ya exponían la supuesta capacidad operativa y de inteligencia del Gobierno para combatir al narcotráfico; telenovelas como Llena de amor (Televisa) incorporó entre sus personajes a policías federales que entre el drama amoroso mostraban ya a las audiencias lo que significa ser un “buen policía”; Prófugas del destino, telenovela de Tv Azteca, buscó demostrar que los policías como “humanos” cometen errores que pueden ir desde actos de colusión con criminales hasta el asesinato involuntario de civiles. Todo enmarcado en un mundo de ficción donde “todo puede parecer cierto, pero no lo es”.

Esta forma de incorporar discursos oficiales dentro de las telenovelas o series, bien puede convertirse en una nueva manera de crear agenda, salvo que a diferencia de la “agenda setting”, ideada por McCombs y Shaw (1972) para el análisis de la influencia de los contenidos de los medios ejercen en las audiencias, esta “agenda-fiction-setting” no sólo busca incorporar un qué pensar sino también un qué sentir y un cómo actuar respecto al mensaje enviado.

En este sentido, El Equipo construyó mensajes muy certeros que van más allá del problema generado por la utilización de recursos públicos (150 millones de pesos) que no deben quedarse como una anécdota más en el despilfarro económico del Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

En la serie se hizo evidente que la Policía Federal busca quitarse de encima las más recientes denuncias del ejército mexicano que señalan a García Luna como una pieza táctica del narcotráfico. Por ello, el Secretario de Seguridad Pública en la serie era una persona incorruptible que cada vez que podía dejaba claro en la PF no se tolera el nexo entre policías y narcotraficantes. Cuestión que, según de dijo en la serie, se está resolviendo con la depuración de “malos policías” y la incorporación de jóvenes con “vocación de servicio”.

Incluso, tras la muerte del “Jefe Sigma”, el mandamás de los Grecos, colocaron al más joven de los protagonistas en su lugar porque éste no sólo representaba al hijo de un alto militar que prefirió renunciar a la milicia para hacerse policía sino también era un ejemplo de la “sangre nueva” que necesita la PF. De ahí la presencia reiterada, en los espacios comerciales de la serie, de los spots donde la PF invita a que los jóvenes se unan a sus filas.

No obstante, el mensaje y representación más importante dentro de la serie era mostrar a los Policías Federales como “héroes anónimos” que también se ríen y tiene sueños, pero que son capaces de sacrificarlos para “aniquilar al monstruo” que atormenta la país. Los policías, no el ejército, son los que acaban con los malos, son los que los hacen parecer verdaderos corderos. Son los que ganan.

El sueño que Calderón y García Luna implementaron para dar un mensaje “positivo” de la guerra contra el narco llegó a su fin tras la salida prematura de El Equipo, pero con ella quedó demostrado las formas de colusión entre gobierno y medios, entre Calderón y Televisa, y la manera indiscriminada en que los recursos públicos son usados para crear retóricas de seguridad que sólo satisfacen el ego de quiénes confunden disparos y violencia con “tragos de tequila”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s