Tv Presidente: Respuestas sesgadas para preguntas maniatadas

Publicado: septiembre 5, 2011 en Comunicación, Política

¿Qué pensar cuando un presidente sujeta a la opinión pública a un esquema de “comunicación” donde reduce el sentir/pensar/cuestionar de los mexicanos a una votación sesgada donde queda claro que las preguntas e inquietudes de los ciudadanos nada tienen que ver con la visión presidencial?  Simulación democrática disfrazada de participación social.

Siguiendo un esquema, tipo Iniciativa México, Felipe Calderón dio respuesta a las preguntas más votadas de la propuesta titulada Pregúnt@le al Presidente, esquema donde aparentemente el Presidente respondería a las interrogantes que más le preocupan a los ciudadanos mexicanos. No obstante, las verdaderas preocupaciones de la nación quedaron relegadas a una serie de preguntas que en todo momento permitieron el lucimiento presidencial.

¿Será que los mexicanos no supimos qué preguntar o que el Presidente no tiene respuestas para todas nuestras preguntas? ¿Será que las preguntas formuladas fueron lo suficientemente incómodas o críticas que se decidió censurarlas? ¿O será que como cuestionadores de la realidad político-social no supimos identificar las preguntas importantes de las irrelevantes?

A través de preguntas concretas (llamadas por argot mediático “las más votadas”) divididas en varias temáticas (economía, educación, infraestructura, seguridad, medioa ambiente, política social y salud), el Presidente Calderón intentó o, mejor dicho, respondió a su modo a los diversos cuestionamientos de los ciudadanos.

Algunas preguntas le sirvieron de panfleto para “enaltecer” las acciones de su V Informe de Gobierno y, otras más, sirvieron para enfatizar la forma unilateral con la que Calderón ha actuado en su administración; por ejemplo, al cuestionarle el por qué su gobierno toleraba (y apapachaba)  la existencia de una líder sindical vitalicia, Elba Esther Gordillo, que tanto ha afectado a la educación en México… éste sin menor despacho mencionó “el gobierno no puede intervernir en la vida de un sindicato autónomo”. Ahí el falso moderador de este esquema comunicativo tendría que haber preguntado “Con todo respeto Señor Presidente ¿Acaso el Sindicato Mexicano de Electricistas no era un sindicato autónomo?”.

Pero esta pregunta no se hizo, ya que lo que importaba en este esquema de “diálogo” Presidente-Ciudadanos era resaltar lo que el propio Calderón llamó “verdad real”; es decir, la verdad presidencial donde muchas cosas operan con una ceguera política donde importa más la construcción de la realidad que la realidad misma. Por eso la culpa, en materia de seguridad, es de los delincuentes y del Poder Judicial (y sus Ministerios Públicos) que los deja sueltos.

Como enfatizó al referirse al caso de Néstor Moreno Díaz, acusado de desfalcar a la Comisión Federal de Electricidad, quien fue atrapado por el Gobierno Federal y liberado, vía un amparo, por el Poder Judicial.  “No es que yo la traiga con los jueces, al contrario, los aprecio, pero pues ya también empieza uno a cansarse, uno los agarra y los sacan”, aseguró.

Sin embargo, ninguna culpa tiene el gobierno que sabía del caso y no denunció a tiempo. Forma de actuar que bien puede trasladarse a la forma en como Felipe Calderón se quitó toda responsabilidad en el tema del narcotráfico, pues ahí la culpa es de los criminales y no de la estrategia unilateral, que a espaldas de la ciudadana, decidió combatirlos en la calle, no importando que los civiles nos hayamos convertido  en  “bajas colaterales” de esta guerra.

No hubiera sido bueno cuestionarle al Presidente ¿por qué no nos preguntó si queríamos esta guerra? ¿por qué las bajas civiles crecen? ¿por qué se vive un aire de victoria cuando la derrota es inminente? ¿por qué insistir en terminar con la violencia con más violencia? ¿qué diablos es esa “verdad real”, Señor Presidente? ¿Acaso vivimos dos realidades?

Pero estas preguntas no importaron porque a decir de Calderón a todo en su administración “se le está pegando duro” y no hay duda de ellos, pues ahora so pretexto de la violencia, policías federales y militares son más violentos y salvajes en los territorios en donde se supone deben brindar seguridad y paz.

Lamentable es ver este tipo de respuestas, lamentable es también ver la poca reacción ciudadana ante las mismas. Lo que sucedión con Pregúnt@le al Presidente no fue ni una “un ejemplo valioso de como internet y las nuevas tecnologías pueden ser usados para fortalecer la democracia”, como ofialmente mencionó el entrevistador (que dicho sea de paso sólo sabía decir “excelente” ante las pobres respuestas presidenciales), no. Este ejercicio justamente demuestra como el uso de las nuevas tecnologías también pueder ser tribuna para la proliferación de las viejas prácticas panfletarias de políticos que confunden diálogo con lucimiento y democracia con demagogia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s