Indignados sí, resignados también

Publicado: octubre 16, 2011 en Comunicación, Política

Por Darwin Franco

Mientras el mundo manifiesta su abierta indignación en relación a las acciones voraces y atroces que realizan los sistemas políticos y económicos que nos gobiernan, nuestro país parece sentirse cómodo en la confusión de despertarse indignado cuando observa el diálogo sordo entre Felipe Calderón y Javier Sicilia, y amanecer después resignado al saber que ante esta negligencia gubernamental poco y nada se puede hacer.

Y así vivimos en esa dualidad que nos lleva a:

   Indignarnos por la opacidad con que se realizaron los Juegos Panamericanos en Guadalajara, pero a resignarnos porque con esos “juegos” podemos ocultar nuestros verdaderos problemas.

    Indignarnos porque en cinco años de administración el país se ha venido a pique, pero a resignarnos porque ya viene el PRI aunque se diga que para acabar con la guerra contra el narco éstos pactarán con ellos.

Estos ejemplos pueden multiplicarse debido a las tantas temáticas que nos aquejan y acongojan, pero ninguna de ellas tan potentes para tomar las calles como sucedió el pasado 15 de octubre en diversas partes del mundo.

¿Qué llegará más lejos nuestra indignación o nuestra resignación? ¿Qué necesita Usted señor lector para indignarse? Muchos dicen no estar preocupados por la violencia hasta que ésta no llega a la puerta de su casa, otros precisan que el problema es de los otros y no de ellos, hay quienes piensan que participar y quejarse no sirve de nada porque nunca pasa nada y una gran parte prefiere “guardar silencio” y omitir sus opiniones porque en nosotros el lema “calladito te ves más bonito” forma parte de ese espiral que nos mantiene quietos y resignados ante la catástrofe.

Indignados sí, no hay duda, resignados también y así lo demuestran la poca presencia de mexicanos en las marchas y protestas de la indignación, movimiento que lucha por una democracia y ciudadanía global en territorios –como el nuestro- tan anclado en lo local.

¿Qué tendríamos que hacer los indignados para sacar de su resignación al resto? ¿Cómo ir más rápido que la desesperanza, la apatía y la inactividad? ¿Cómo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s