El Homo PRIdens y los twett ciudadanos

Publicado: diciembre 17, 2011 en Política, Redes Sociales

Por Darwin Franco

Cuando una persona es incapaz de citar “tres libros” que le han marcado en la vida queda absolutamente comprobada su incapacidad no sólo lectora sino también cultural, pero eso poco importa si a la entrada y salida de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) te esperan un cúmulo de personas que al ritmo de mariachi y música de banda están convencidas de que el rumbo que merece el país está en la apariencia física y no en la capacidad político-intelectual. Ambos hechos comprueban que algo anda muy mal.

El show político de Enrique Peña Nieto, pobremente devenido en reality show, tuvo un punto álgido en su Conferencia Magistral titulada: “Por un acuerdo nacional para impulsar el desarrollo”, que ciertamente lo único que desarrolló plenamente fue el hashtag: #LibreriaPeñaNieto, pues el candidato del PRI a la presidencia atribuyó al historiador Enrique Krauze la novela “La Silla del águila” perteneciente a Carlos Fuentes.  Novela que, por cierto, mucho tiene de similitud con sus aspiraciones presidenciales, salvo que ésta es literatura y no un show televisivo.

Tal es el show alrededor de la equivocación de Peña Nieto que las redes sociales, pese a la censura del hashtag, han hecho lo que han querido con esta equivocación y con la defensa “inocente” que la hija y el yerno de Peña Nieto hicieron de éste en el Twitter al llamar a sus detractores: “pendejos y proles”. ¡Qué bonita familia!

Sin embargo, más allá del error político y de sentido común de Enrique Peña Nieto, lo verdaderamente grave es la manera en que los ciudadanos construimos la opinión pública y política en torno a éste, pues por centrarnos en el error se nos olvidó las graves y peligrosas respuestas que el aspirante presidencial dio en materia de seguridad; ahí, frente a un público “intelectual”, dijo que no piensa detener la lucha contra el crimen organizado e, incluso, precisó que de ganar mantendría al ejército en las calles, pues su plan es tener una policía confiable y una vez que esto se vuelva una realidad, entonces sí, los militares regresarían a sus cuarteles. Continuidad a la guerra, en pocas palabras.  

¿Por qué obviamos tan cruciales respuestas y nos concentramos en su error? ¿Será que el análisis político del público presente, de la prensa y de los usuarios de las redes sociales se acaba en la tercera pregunta referida a los libros que marcaron la vida de Peña Nieto?

Siendo la seguridad un tema tan vital de cara a la agenda político-electoral, estas respuestas se quedaron en el tintero, nadie protestó en la sala ni nadie se quejó en las redes sociales de tan descarada insensibilidad política. Al contrario, nosotros preferimos reparar en su falta de cultura lectora antes que juzgar y criticar con el mismo entusiasmo e ingenio su propuestas de seguridad pública ¿Será que nuestra cultura política está al mismo nivel que la capacidad de Peña Nieto para recordar libros? ¿Dónde queda la memoria ciudadana?

Este Homo PRIdens, en alusión al polémico concepto de Homo videns acuñado por el politólogo Giovanni Sartori para nombrar el sujeto que ha perdido su capacidad analítica por la supremacía de la imagen sobre la lecto-escritura, dejó en claro que lo suyo es la cultura televisiva y no eso de los libros porque al final de cuentas y como buen mexicano, nuestro imaginario de nación no descansa en la lectura, sino en la recepción televisiva y, peor aún, en la que ofrecen Televisa y Tv Azteca. Ahí él sí se mueve como candidato en la urna.

Esto, sin duda, no implica que estemos indefensos ante los mensajes televisivos, no. Lo que pasa es que históricamente hemos estados condicionados a la construcción de la realidad que pasa por sus pantallas; por ello, Peña Nieto ha aprendido muy bien su guión, sino cómo se explica que por la mañana sin tanta “tele” éste evidenciará su ausencia de cultura y por la tarde su emotividad discursiva le generara tantos insumos políticos al seguir el guión que se le dio para participar en el cuestionado Teletón. 

Y mientras tanto muchos de nosotros perdimos nuestro tiempo twitteando y posteando lo sucedido con Peña Nieto cuando lo que deberíamos de haber cuestionado es nuestra propia capacidad de análisis político y el poco nivel de contextualización sobre aquello que opinamos, pues muchos sólo han visto el video donde se hace evidente el error del candidato tricolor, pero pocos han visto aquel donde Peña Nieto, en la misma FIL, se muestra insensible ante las múltiples tragedias que ha generado la guerra contra el narco. ¿No será que también somos tenemos algún rastro de aquel Homo Videns, solo que en lugar de una pantalla tenemos muchas?

Como twett ciudadanos pareciera que nuestros argumentos políticos se desvanecen a la misma velocidad que surgen nuevos hashtags, pues la vertiginosidad lleva a la gran mayoría a opinar sin reflexión; si en la relación con las tecnologías “el soporte es el destino”, como asegura Alejandro Piscitelli, queda claro con este caso que la propia interfaz de las redes sociales están siendo nuestra prisión y nuestra libertad, pues por un lado nos permite aliarnos con los otros usuarios que comparten nuestro sentir social y desde este filtrado colaborativo actuar y, por otro, nos hace partícipes de un tsunami de opinión que eleva a temas de relevancia nacional cuestiones simplemente absurdas. Es decir, estamos frente a un nuevo sistema político-comunicativo que con las mismas herramientas nos ata y confunde, pero también nos da libertad e independencia.

¿Qué estamos haciendo de nuestra cultura política al hablar aún del error de Peña Nieto? ¿Cómo estamos construyendo la opinión pública en temas como éste habiendo otras cuestiones muchísimo más urgentes? ¿Ahí se acaban nuestros argumentos políticos?

¡Qué tire el primer twett aquel que esté libre de pecado! @darwinfranco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s