Pulso Ciudadano: ¿puede una telenovela promover el periodismo?

Publicado: enero 27, 2012 en Periodismo, Política, Televisión

Por Darwin Franco

La telenovela El Octavo Mandamiento (Argos Tv/Cadena Tres) no sólo ha sido trasgresora en sus planteamientos narrativos al incorporar críticamente el tema del narcotráfico y la corrupción política dentro de su historia, sino que además ahora intenta promover la denuncia ciudadana y el periodismo colaborativo a través del sitio web: Pulso Ciudadano.

Con este proyecto periodístico que se difunde a través la página web pulsociudadano.com, la productora Argos Comunicación -encabezada por Epigmenio Ibarra y Carlos Payán (fundador de La Jornada)- buscan “crear redes y mapear los temas de interés que se discuten en la red, para dar a conocer lo que en realidad ocurre en el país, lo que realmente le interesa a la sociedad” como se asegura dentro del sitio.

Esta propuesta de transmedialidad social pretende vincular la perspectiva crítica con la que la telenovela El Octavo Mandamiento analiza la estrategia de seguridad del presidente Felipe Calderón y sus posibles vínculos con el narcotráfico (al menos así se está dejando entrever en la ficción) con el sentir social y ciudadano que ya no ve reflejada su realidad en las noticias que difunden los grandes medios de comunicación, como Televisa y Tv Azteca. No en balde el slogan de este proyecto es: “Nosotros somos los medios”.

Pulso Ciudadano es, entonces, una nueva manera de vincular los contenidos televisivos con la construcción de información que muchos usuarios y organizaciones civiles están generando tanto en blogs como redes sociales en relación a temas como la corrupción política, la violencia social y el narcotráfico. A decir de Argos, lo que están promoviendo en la televisión y en Internet es el “periodismo colaborativo”, un ejercicio donde “todos pueden aportar y construir colectivamente una historia o desmentirla”.

En este sentido, el espacio está abierto para recibir reportajes, crónicas, notas, videos, streams, fotos, audios y pistas de los ciudadanos para que éstos se vuelvan los artífices de sus propios procesos comunicativos e informativos, el objetivo detrás de esta invitación es la creación de una red nacional de periodistas ciudadanos, a los cuales Pulso Ciudadano organizará para que su información se dé a conocer de forma colaborativa; es decir, que este sitio conjuntará aquellos reportes ciudadanos que versan sobre la misma temática para presentarlos de manera simultánea y así incrementar su valor informativo.

Aunado a esto, lo que se está realizando es una vinculación finamente tejida entre la narrativa de la telenovela y la realidad que  se narra en el sitio web, pues aprovechando que la trama gira en torno a un grupo de periodistas que trabajan en un diario independiente llamado Tiempo (un símil ficcional de La Jornada) muchos de los contenidos del portal son referidos y discutidos en al ser de relevancia social; sin embargo, esta misma práctica funciona de manera inversa, pues la editorial diaria de Pulso Ciudadano es escrita por Julián Sanmillán, el periodista líder en El Octavo Mandamiento.

Es decir, un personaje de ficción promueve la crítica social o el tema sobre el que después muchos usuarios de Pulso Ciudadano comentan y producen información, y son los ciudadanos con sus reportes los que colocan los temas informativos que se discuten los periodistas ficcionales en la mesa de redacción del periódico Tiempo.

Los límites de la realidad no son los mismos que los de la ficción

¿Qué implica que desde una telenovela se promueva el periodismo ciudadano? Las implicaciones son muchas, pero principalmente destaca que dicha colaboración se esté haciendo sin la plena distinción entre lo que sucede en la ficción y la manera en cómo esto es trasladado a la realidad de las audiencias/usuarios de El Octavo Mandamiento.

Se aplaude y valora la idea de que la ficción, como lo hiciera Miguel Sabido en los años 70´s y 80´s, utilice su potencial narrativo para promover la educación y reflexión de sus audiencias; sin embargo, preocupa que no exista en el proyecto de Argos un análisis profundo sobre los riesgos e implicaciones que tiene para la audiencia informar sobre su realidad.

¿Pueden las audiencias hacer esto? Desde luego que sí y las plataformas de la web 2.0 están pensadas y diseñadas para la creación de una inteligencia colectiva que derive en procesos de participación colaborativa en pos del desarrollo del entorno social.

No obstante, como señalaron expertos en el Foro de Televisión Tvmórfosis organizado por Canal 44 de la Universidad Guadalajara en el marco de la Feria Internacional del Libro, el convertir a los ciudadanos en informantes conlleva un riesgo importante en cuanto a que éstos, en su mayoría, no están capacitados para la construcción y el manejo de la información, pues el poder grabar un video con el celular ó el vincular información en las redes sociales no necesariamente implica realizar un ejercicio periodístico.

El experto en ética periodística, Javier Darío Restrepo, expresó en Tvmórfosis que “el periodismo ciudadano es algo muy positivo porque al acceder éstos a los medios de comunicación pueden potenciar su palabra y esto beneficia directamente a la democracia” porque se rompe la dictadura del silencio. Sin embargo, a decir de Restrepo, la diferencia entre el “periodismo ciudadano” y el periodismo es que éste último debe de hacer entender más allá de la inmediatez de la información. Ahí está su valor.

Sallie Hughes, experta en historia del periodismo mexicano, agregó que la problemática del periodismo ciudadano presenta es que no debe de darse como un asunto colateral a la construcción informativa de los medios; al contrario, su rol debe sumarse para integrar un “periodismo de coalición cívica”, donde se trabaje en alianza con los ciudadanos y las organizaciones civiles para crear nuevos mecanismos de representación política.

La propuesta de Pulso Ciudadano, en doble vía con El Octavo Mandamiento, podría tomarse como una experiencia innovadora para construir ese “periodismo cívico” al vincular no sólo la realidad con la ficción, sino también la recepción con la acción mediática, pero habría que ser incisivos y críticos con la manera en que se están vinculando dichos fenómenos, pues ambos están siendo relacionados a través de la difusa línea que separa la realidad de la ficción.

El riesgo que corre la promoción del periodismo ciudadano que realiza Argos Comunicación a través de El Octavo Mandamiento y Pulso Ciudadano, es que esté al hacerse no se distinga entre la realidad social que se reporta y la perspectiva con la cual se construye esa realidad en la ficción, pues está claro que en esa construcción están implícita y explícitamente vertidos la perspectiva ideológica de quienes han creado esto.

 

Lo cual de ninguna manera es un error; al contrario, es bueno que una telenovela como El Octavo Mandamiento haga evidentes sus supuestos políticos e ideológicos al plasmar su visión de la guerra contra el narcotráfico porque de otra manera se caería en la apología de una estrategia de seguridad que a todas luces ha sido desastrosa, por más que series como El Equipo (Televisa) o La Teniente (Tv Azteca) pretendan decir lo contrario.

Apoyo y aplaudo la arriesgada manera en que El Octavo Mandamiento está tratando de dar cuenta de nuestra realidad; no obstante, la urgencia por la construcción de un nuevo y mejor periodismo debe ser tomada de una manera más seria, pues no se puede jugar con la realidad y la ficción como si se tratara de la misma cosa, pues por más que los periodistas ficcionales se opongan a la guerra contra el narco (como muchos de nosotros), lo que están realizando en la pantalla no es un trabajo periodístico ni tampoco un insumo importante para construir el periodismo colaborativo que se pretende; al contrario, creo que se están aprovechando tanto de la carga emotiva que establecen las audiencias con la telenovela como de su necesidad de información para promover un proyecto periodístico.

Otro periodismo es urgente y posible, pero uno de verdad y no sólo uno de ficción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s