¿Y los usuarios?

Publicado: septiembre 1, 2012 en Política y Telecomunicaciones, Políticas y economías mediáticas

 

Por Darwin Franco

Muchas son las posturas que se han argumentado alrededor del problema que se suscitó entre MVS Comunicaciones y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) producto del rescate que el gobierno hizo de la banda de 2.5 Ghz que poseía, hasta el 8 de agosto, la empresa encabezada por Joaquín Vargas.

Todos los argumentos que se han esgrimido reparan en aspectos tan variados como distintos; por ejemplo, la sub-utilización del espectro por parte de MVS, que la Presidencia negó la renovación porque Carmen Aristegui se negó a ofrecer disculpas, que MVS se negó a pagar el valor real del espectro a la SCT, etcétera.

Argumentos van y vienen, pero poco se repara en quienes deberían ser el centro de la discusión: los usuarios (reales y potenciales) de esta banda 2.5. ¿En qué nos afecta como usuarios que no se esté aprovechando todo el potencial de este espectro? ¿Si se aprovecha al 100% como quiere la SCT (por eso la rescata) qué tipo de beneficios tendremos? ¿Los servicios serán mejores y más baratos? ¿Se podría acceder por esta banda 2.5 a frecuencias para la producción de contenidos hechos por los ciudadanos?

Las respuestas a estas preguntas tendrían que responderse en ese sentido de “bien público” que tanto se dice de un lado como del otro; sin embargo, en la forma en cómo operan, se otorgan y quitan las concesiones en México lo último que importa son los usuarios, aunque son éstos (al final del día) quienes seguirán pagando por servicios que no sólo son caros sino también malos.

Y lo son porque el gobierno avala estas prácticas “usureras” al permitir la sub-utilización de los espectros sabedores de que si éstos se aprovechan, ya no al 100, sino al 50% se podrían disminuir los costos de los servicios. También lo solapa porque permite que las empresas que concentran el mercado impongan condiciones de operación tan inequitativas; por ejemplo, Telmex y Telcel fijan a su conveniencia los precios de las tarifas de interconexión al contar con la mayoría de los usuarios de telefonía fija y celular. Obligando al resto de las empresas a pagar para que sus clientes puedan llamar a los usuarios de las empresas de Carlos Slim.

Pero los usuarios/consumidores (quienes mantienen y dan vida a las telecomunicaciones) al final de la cadena importan muy poco, pues las legislaciones que tenemos (por ejemplo, Ley Federal de Radio y Televisión, Ley Federal de Telecomunicaciones) no contemplan al usuario como un sujeto con derecho a la comunicación. Al no hacerlo así únicamente le reconocen sus derechos mercantiles y de consumo, pero dejan de lado sus necesidades comunicativas tanto para recibir como para emitir mensajes.

Mientras la comunicación no se eleve como un derecho fundamental antes que “el bien común y el beneficio público” en materia de concesiones y telecomunicaciones reinará el libre mercado y la tiranía política.

 

*Colaboración para la revista: http://www.buzos.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s