Los soldados también lloran

Publicado: octubre 20, 2012 en Política, Televisión

Por Darwin Franco

También sufren porque en su labor impecable contra el crimen organizado no dan paso a la corrupción ni a los errores, no disparan a civiles en los retenes ni encubren a ninguna organización criminal, no. Lo que ellos hacen es entregar “su alma y vida” para que todos tengamos unos fuertes cimientos en materia de seguridad, como afirma Felipe Calderón.

Al menos así lo encuadra y enfatiza la nueva serie de Tv Azteca, La Teniente, la cual recupera la versión de la Secretaría de Marina respecto de su labor en esta guerra contra el crimen organizado. Sin embargo, a decir de los productores, ésta no es un producto televisivo “por encargo”, como lo fuera El Equipo donde la Secretaría de Seguridad Publica pagó a Televisa 118 millones de pesos para su manufactura y transmisión.

Al contrario, pues lo que ellos presentan no tiene nada que ver con “limpiar” la imagen de la Marina, ya que “lo esencial no es la institución sino la historia de los hombres que la componen”, así lo preciso el productor Roberto González, quien agregó -en la presentación de la serie- lo importante que es mostrar el lado humano de quienes entregan su vida por conseguir la paz y la seguridad de este país.

Siguiendo este noble objetivo, que al final dejará ver el peso de la institución en la formación de sus hombres, Tv Azteca aseguró que la Marina no puso “ningún peso”, pues el apoyo que recibieron sólo fue en materia de capacitación y facilitación de las instalaciones para las grabaciones, nada más. Es decir, no buscaron hacer negocio sino que ofrecieron su producción para que esta institución contara su versión de la realidad.

Bajo esa tesitura, La Teniente se presenta con una “ficción a la carta”, lo cual supone un riesgo importante para un producto televisivo que comienza a politizarse por la falta de una legislación que regule o prohíba la inserción y/o naturalización de la propaganda política, gubernamental y electoral dentro de series y telenovelas.

La fijación de la agenda y el “priming” que imprima la Marina, en complicidad con Tv Azteca, buscará precisar que ellos, a diferencia de los policías federales (sus antagónicos dentro y fuera de la ficción), son los héroes verdaderos de esta guerra;  pues, si bien, narrativa se centra en la historia de una mujer que rompe los tabúes dentro de una institución dominada por hombres. Las historias laterales focalizan las enormes dificultades que la Marina enfrenta cuando combate al crimen organizado sin el apoyo y confianza de las policías federales, estatales y municipales.

El problema no es que la ficción televisiva se acerque o retome la realidad para construir sus historias; al contrario, creo que al ser el producto de mayor consumo en la televisión nacional podría contribuir a generar otras perspectivas respecto a las problemáticas que padecemos; sin embargo, el riesgo está cuando estos acercamientos están previamente diseñados para posicionar una postura político-ideológica muy concreta y enfatizar, desde componentes emocionales, una imagen que no corresponde en muchos sentidos al escenario de violencia social generalizada en que vivimos.

Esto no significa que al ver La Teniente todos creamos que la realidad es así y que los soldados son incorruptibles, pues en nuestro rol como audiencias somos capaces de mediar los significados propuestos, pero qué pasa con una buena parte de la población que sólo accede e interpreta la realidad a través de las pantallas de Televisa y Azteca, y que muchas veces reacciona, así lo comprobó un análisis de recepción de la serie El Equipo realizado por el Observatorio Iberoamericano de Ficción Televisiva, de manera favorable a la realización de este tipo de productos que le acercan “la realidad” a sus televisores.

Este fenómeno de “ficción a la carta” forma parte de un entramado mayor en materia de comunicación social donde la mitificación y ahora ficcionalización de la realidad se presenta como un escenario mediático adecuado para tapar el sol con el brillo del televisor, pero también como una falsa estrategia que busca seguir edificando los falsos cimientos de la realidad idílica en la que viven los gobernantes en contraposición con la fragmentación y la violencia social en la que vivimos el resto de los mexicanos.

Nota: La serie se compone de 24 capítulos que se transmiten de lunes a jueves por Azteca 7 a las 10:30 p.m.. Inició el pasado 24 de septiembre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s