Hermano Narco

Publicado: febrero 3, 2013 en Internet, Televisión, Violencia y narcotráfico

hermano narco

Por Darwin Franco

Una niña cuenta en primera persona la manera en que su vida cambió luego de que un grupo de narcotraficantes entraron a su casa y con un fusil sediento de muerte mataron a sus padres. Gritos, disparos y el tiro de gracia enmarcaron una escena que lamentablemente se repite a diario en este país herido por la violencia. Obscuridad.

La escena continúa y ahí junto a la figura de San Judas Tadeo, un busto de Jesús Malverde, “El Santo de los narcotraficantes”, observa como los retratos familiares se fragmentan producto de las balas. Al final éste cae al suelo y se rompe ante la mirada de Miri, de 13 años, quien junto con su hermano sobrevivió al esconderse debajo de la cama.

“Cuando todo se puso en calma… fui con mis papitos, ellos no pudieron meterse debajo de la cama, se quedaron encima como dormidos pero llenos de sangre. Y tú todavía estabas adentro, vi tus ojos y luego vi tu pistola de la que salía mucho humo. Me viste y te fuiste”, así narra esta niña la experiencia de ser encañonada por el asesino de sus padres, quien tuvo piedad de ella y la dejo vivir.

Este relato, basado en una historia real, es parte de una cruenta realidad que nos ha dejado más de 100 mil muertos y 25 mil desaparecidos, es la consecuencia de una guerra que padecemos desde 2006 y que, pese al cambio de administración, no parece cesar porque en menos de dos meses han muerto dos mil personas.

Sin embargo, este relato no forma parte de una historia periodística o de un diálogo terriblemente cotidiano entre quienes padecen el miedo y la zozobra que les ha dejado ser víctimas de la violencia, no. Este relato es la historia central del documental titulado: Hermano Narco realizado por el Centro Católico Multimedial (CCM) y cuya finalidad es llamar al perdón y la reconciliación, pero también al arrepentimiento por el mal cometido.

Por ello, la iglesia católica decidió colocar como frase principal del documental la pregunta: ¿Serías capaz de perdonarlo? Focalizando que el deber cristiano está en perdonar e, incluso, justificar las acciones de quienes con fusil en mano (perdónalos Señor no saben lo que hacen) han “socavado las relaciones sociales, los lazos familiares profundos y el respeto por la vida y todo lo sagrado”, como explica el CCM en el sitio web donde fundamenta la creación de este video, el cual se proyectará en todas las iglesias del país para enseñar que la mejor arma contra la violencia es el perdón.

En lo personal creo firmemente en que todos tenemos la oportunidad de redención y que el perdón en sí mismo es una acción poderosa, pero lo que no termina por cuadrarme es la concepción del perdón usada en el video, pues si la lección es “abrazar y perdonar”: ¿Dónde queda la reflexión sobre las víctimas y, sobretodo, sobre lo que está ocasionando la violencia? ¿Perdonamos y luego entonces olvidamos? ¿Mejor perdonar que denunciar?

Si la concepción cristina y católica del perdón es: “atacar al problema y no a la persona”, en este caso al narcotraficante, “es reconciliarnos primero con nosotros mismos no importa que hayamos sido los ofensores o los ofendidos” porque la enseñanza y exhortación bíblica de “salir al encuentro del hermano para arreglar la situación” (ver Mateo 5.23-24) en el video la hace solamente la víctima y no el victimario.

¿Qué se nos quieren decir con esto? ¿Bastará con perdonar para que termine la violencia? ¿Por qué no concientizar también sobre las causas que van más allá de que si el narcotraficante recibió o no un abrazo cuando era niño o si quiso aplicar “el ojo por ojo”, luego de que alguien más matara a su familia? ¿Hablamos de perdón o redención?

¿Seríamos capaces de perdonar a nuestro Hermano Narco? Algunas víctimas de la violencia de entrada han dicho: no. Tal y como lo expresa Guadalupe Fernández -quien busca a su hijo desaparecido en Coahuila- y para quien primero es la justicia.

Ahí está el primer video del CCM, el segundo está en producción y forma parte de la estrategia de comunicación que la Iglesia Católica Mexicana emprenderá durante todo el 2013 para concientizar sobre la violencia, el narcotráfico y el deber del católico frente a estos problemas: ¿Qué lleva a los jerarcas católicos a romper el silencio ahora, cuando muchos de ellos optaron por el silencio durante todo el sexenio de Felipe Calderón?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s