Ley de ¿Protección? a Periodistas en Querétaro

Publicado: marzo 16, 2013 en Periodismo

 

Por Darwin Franco

Ser periodista en México es un acto de valentía y, a su vez, una tarea apremiante en tiempos donde la violencia y la corrupción pululan. Se sabe que ser periodista en México es una actividad de tan alto riesgo que las compañías de seguro se niegan a ofrecerles sus servicios porque éstos representan en automático un “mal negocio”. En nuestro país de junio de 2002 a la fecha han muerto y/o desaparecido 132 trabajadores de la información (periodistas, fotógrafos, editores, voceadores, etcétera).

Ante este panorama, la Quincuagésima Séptima Legislatura del estado de Querétaro está discutiendo la Iniciativa de Ley para la Protección y Garantía de la Libertad y Ejercicio Periodístico del Estado de Querétaro, esta propuesta (sin duda relevante) forma parte de un ejercicio nacional que tendrían que seguir todos los Congresos locales luego de la promulgación federal de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, aprobada por el ex Presidente, Felipe Calderón, en junio del 2012.

La Iniciativa presentada en Querétaro contiene muchos aspectos positivos pero también diversas ambigüedades; por ejemplo, a pesar de ser una ley de protección en el documento no son expresados a cabalidad estos mecanismos ni la manera en que los periodistas podrían ser sujetos a éstos o que vinculación podría tener esta Ley en relación a otras, como la Ley General de Víctimas, que igualmente brindan protección a los afectados.

Lo que hay en la Iniciativa, a mí parecer, es una confusión evidente, pues se piensa que dar certeza jurídica a la libertad de expresión y al acceso a la información pública es igual a brindar protección al periodista, lo cual ya ofrece una ambigüedad argumentativa.

Pero iniciemos con los aspectos positivos de la Iniciativa; por ejemplo, legislar en relación al Secreto Profesional del Periodista, lo cual permitirá que éstos no estén obligados a revelar el nombre de sus fuentes; al establecer la Cláusula de Conciencia, derecho que podrá ejercer un periodista cuando esté en riesgo su integridad de física o moral por el ejercicio de su profesión, eso implica –por ejemplo- que pueda negarse a firmar sus piezas informativas cuando éste considere que han sido alteradas. También alude que los periodistas podrán denunciar a quienes ofrezcan cualquier tipo de prebendas para que la información se modifique o no sea publicada (¿Qué harán, por ejemplo, los periodistas que se ven obligados por sus medios a vender publicidad a las fuentes informativas que cubren? ¿Podrán denunciar que esto condiciona la información?).

La Iniciativa, que consta de 11 Capítulos y 37 Artículos, también contempla que todo periodista tenga: acceso libre a la información pública y a las instituciones gubernamentales; el respeto a su derecho de autor y de firma sobre sus piezas informativa y a que, en consecuencia, reciba la remuneración justa por su trabajo; el respaldo estatal cuando éste sea víctima de una agresión de terceros (incluido el propio Estado) para ello se propone la creación de la Comisión Estatal de Protección para el Ejercicio Periodístico, la cual será encabezada por representantes del gremio y del gobierno, entre sus funciones estará el brindar las medidas de protección a los periodistas afectados, pero también podrá (en acciones alejadas de la protección) crear un censo anual de periodistas y otorgar el Premio Estatal de Periodismo. Funciones que alarman.

Entre los aspectos negativos está la Iniciativa precise que deberá ser el Estado, y no las empresas periodísticas, quien garantice el acceso a los servicios de salud, a la seguridad social y a la profesionalización del gremio periodístico. Es decir, legaliza las prebendas y exime a los dueños de los medios de otorgar estos derechos que por Ley están obligados a ofrecer a sus trabajadores.

Esto agudizará aún más las inequitativas prácticas laborales de los medios en Querétaro, pues muchos operan sin ofrecer las prestaciones legales a sus trabajadores ¿por qué no legislar para obligar a las empresas periodísticas e informativas a cumplir con sus obligaciones? ¿No podría convertirse esta “ayuda” en un motivo para limitar el libre ejercicio periodístico? Pregunto.

También cuestiono si “el libre acceso a las fuentes de información” se hará más allá de poder estar o no en las reuniones de los funcionarios o de poner entrar a los edificios públicos, pues para que esto sea posible habrá que cuestionar el papel que juegan las oficinas de comunicación social de todas las instancias de gobierno, pues son éstas y sus funcionarios quienes, a través de esquemas “informativos”, limitan el acceso a las fuentes informativas, ya sea negando o condicionando entrevistas, jerarquizando agendas o creando ruedas de prensa limitadas “al tema del día”.

En relación a los Derechos de autor y firma, habrá que decir que es importante que la información generada por el medio o el periodista se reconozca como un bien público y no únicamente como un bien mercantil el cual se le puede reclamar propiedad intelectual y un cobro. De no reconocer esto, lo que se establece en es la protección al bien material llamado información, y no al servicio público que ésta representa.

En relación a la Protección Pública ante Agresiones de Terceros, no hay ni existen medidas claras para determinar la protección de los periodistas, lo cual se supone es la parte medular de esta Iniciativa; es decir, se habla de protección pero no se específica ni cómo, ni de parte de quién o de qué manera ésta se hará efectiva, es más ni siquiera se hace una distinción clara en relación a la calificación de los delitos (asesinato, privación de la libertad, etc.).

Finalmente, en lo referente a la Comisión Estatal de Protección al Ejercicio Periodístico, preocupan las atribuciones y limitaciones que ésta podría tener, ya que no se sabe qué tipo de sanciones emitirá: ¿con repercusiones jurídico-administrativas o meras recomendaciones?

Aplaudo que esta iniciativa se presente y discuta, pero valoraré más que este proceso se haga en conjunto con el gremio periodístico queretano, pues no se trata de una ley menor sino de una legislación necesaria en donde todas las partes deberían de discutirla para que se favorezca el bien común y social por encima del bien político/mediático.

La iniciativa completa la pueden consultar en: https://word.office.live.com/wv/WordView.aspx?FBsrc=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdownload%2Ffile_preview.php%3Fid%3D601686113178958%26time%3D1363450268%26metadata&access_token=1003296859%3AAVI3LFd4idzZVH9zSPzTproUw7sBopceRiIoEylklPIhXQ&title=PROYECTO+DE+LEY+DE+PROTECCION+A+PERIODISTAS.doc

 

Para mayor información este texto de Andrés Solís: http://observadordemedios.blogspot.mx/2013/03/proteccion-periodistas-sigue-fuera-de.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s