“Un espectro, un espectro. Mi reino, por más espectro”

Publicado: marzo 16, 2013 en Política y Telecomunicaciones, Políticas y economías mediáticas, Televisión

 

El regreso del poder

Por Darwin Franco

¿Por qué razón algunos empresarios perderían sin protestar más del 30% del mercado de sus empresas? ¿Qué estrategia económica han ideado cuando asumen que esta pérdida es ganancia porque ésta les abre las puertas para entrar sin impedimentos legales a ofrecer servicios en otras áreas de las telecomunicaciones  que anteriormente se les negaron?

Estas son las preguntas que he venido analizando después de la aprobación unánime de la histórica Reforma en Telecomunicaciones que presentó el Consejo Rector del Pacto por México y que fue avalada mediáticamente, en una aparente calma, por todas las empresas del sector. Para muestra el siguiente mensaje que dejó Emilio Azcárraga, dueño de Televisa, en su cuenta de Twitter después de que el Presidente Enrique Peña Nieto firmó el documento: “Ya se presentó la #ReformaTelecomunicaciones. Tiempo de grandes retos y también de oportunidades. Bienvenida la competencia (@eazcarraga)”.

En 140 caracteres se puede entender la trascendencia de la Reforma y el cambio en el ecosistema mediático mexicano que ésta propone, pues se pasará de la abolición constante de la competencia en cada uno de los sectores a la democratización del espectro radioeléctrico y, con ello, se da la bienvenida a más y nuevos competidores, lo cual significa la eliminación (al menos en un 50%) de los esquemas monopólicos que han reinado nuestros medios.

He ahí donde debemos estar claros y atentos porque la Reforma plantea que ninguna empresa podrá tener una participación de más del 50 por ciento en la prestación de servicios de radiodifusión o telecomunicaciones, ya sea por número de usuarios, tráfico en sus redes, o la capacidad utilizada en las mismas. Esto de entrada es un duro golpe para Televisa y Tv Azteca que concentran el 94% de las señales de televisión abierta, pero también para Telmex/Telcel, pues las primeras de las empresas de Carlos Slim tiene el 80% de la telefonía fija, Telcel el 70% de la telefonía celular y entre ambas el 61% del mercado de internet. La radio no es la excepción, pues 13 empresas encabezadas por Radiorama y Grupo ACIR concentran el 86% de las estaciones de radio en el país.

De acuerdo a la Reforma y en aras de la favorecer la competencia todas estas empresas tendrán que vender aquellas señales que tengan de más para ajustarse al parámetro no considerado como monopólico; es decir, el 50% de participación. Lo cual ya es mucho si se piensa que en muchos países, por ejemplo Argentina, los porcentajes del sector se han dividido equitativamente en tres partes para favorecer a los tres tipos de comunicación: la privada, la pública y la social (esto aparece en la Reforma mexicana; sin embargo, la división del espectro no se hizo en función del derecho a la comunicación sino en función de la libre competencia).

¿Se puede perder de la noche a la mañana la porción de un imperio por abrirle paso a la competencia? Esta Reforma confirma que así es, pues al hacerlo –como ya precisaba- no abra impedimentos legales (ni institucionales) para que estos grandes monopolios entren de lleno a la convergencia digital y ofrezcan (ya sin las disputas que llevamos años presenciando) el llamado Total Play (telefonía fija y celular, televisión área y digital, servicios de datos e internet).

¿A quién venderán la parte del espectro para ajustarse a los criterios de la Reforma: a los que hasta ahora fueron sus rivales? ¿La entregarán al gobierno para que éste las ofrezca a esos mismos empresarios?, pues como se estipula en el documento Telmex al ser nuevo competidor en el sector televisivo sí podría entrar en él. El único impedimento ésta en que no pueden participar por más concesiones dentro del mismo tipo de servicio.

Si esto es así lo que tenemos son ganadores que pierden porque sus mercados (y en consecuencia sus ganancias) podrían verse aumentadas cuando sus servicios se extiendan y multipliquen. Esto me hacen reformular aquella vieja frase con la que William Shakespeare retrató el momento final de la vida del rey inglés Ricardo III: “Un espectro, un espectro. Mi reino, por más espectro”.

En próximas entregas continuaré con el análisis punto por punto de esta Reforma.

Acá un extracto de la presentación de la Reforma en voz de Peña Nieto:

Un análisis del tema en una mesa en el noticiero de CarmenAristégui: https://www.youtube.com/watch?v=RQzSAuo4Dtg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s