Contra-información ciudadana: otra mirada al desalojo del Zócalo

Publicado: septiembre 14, 2013 en Comunicación, Redes Sociales, Violencia y represión

Por Darwin Franco

Ubicados detrás de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que esperaban la entrada de Policía Federal en el Zócalo; localizados en las calles aledañas al centro histórico de la Ciudad de México; concentrados en las múltiples marchas que se perfilaron al Zócalo en apoyo de los maestros e, involuntariamente, presentes en los vagones del metro –hasta donde fue la policía tras los manifestantes– pero potencialmente distribuidos y conectados a través de Internet, fueron ellos: los ciudadanos y los periodistas independientes, los que dieron un sopeso al “encapsulamiento informativo” que reinó (y aún reina) la cobertura del desalojo de los maestros del CNTE del Zócalo, la triste tarde del 13 de septiembre.

Con celulares en mano y aún con el riesgo de ser arrestados o golpeados por la autoridad, éstos sacaron sus celulares y empezaron a compartir todo lo que veían a través de sitios como: Facebook, Twitter, Youtube, Instagram, Google +, LiveStream o UStream; comentarios, videos, fotografías y trasmisiones “en vivo” comenzaron a circular desde poco antes de las dos de la tarde y mucho tiempo después de que terminará el operativo de recuperación y limpieza que el Gobierno Federal, a través de la Policía Federal, ideó para tener el Zócalo disponible para el Grito de Independencia.

Estas acciones comunicativas que multiplicaron la potencialidad, de lo que teóricos como Manuel Castells llaman: auto-comunicación masiva, y que no es más que la posibilidad de que a través de diversos dispositivos conectados a Internet, los ciudadanos (usuarios) puedan conformar nodos de comunicación mediantes los cuales son capaces de generar, producir y distribuir información de todo tipo que va de muchos-a-muchos de manera interactiva y por múltiples plataformas, y no sólo de uno-a-muchos (característica principal de la comunicación masiva), ocasionaron que al menos los ciudadanos que estaban conectados a Internet en el trascurso del desalojo pudieran tener acceso a otro tipo de información que tuvo una mirada totalmente distinta a la que se generó en los medios masivos pero también en los sitios web que estás empresas tienen en Internet.

cntesequeda

A través de hashtag como #CNTEsequeda, #CNTE, #FuerzaCNTE, #13smx, #Desalojo, #DesalojoZócalo ó #Zócalo, tan sólo entre 13 y 14 de septiembre se generaron en Twitter y Facebook aproximadamente de 8 millones de post o tuits donde se hizo alusión al tema y/o por donde se distribuyeron múltiples contenidos, principalmente videos y fotografías (información generada por el cruce estadístico a través de las plataformas: TweetBinder, Hashtracking, Hashtagify.me y Whatthetrend).  Cabe aclarar que gran parte de este material también fue distribuido por aquello que colgaban en redes sociales los propios medios de comunicación; por ejemplo, en aplicaciones como TweetBinder o Hashtagify.me precisan que Milenio, Sin embargo.com, La Jornada y Revolución 3.0 fueron los medios más compartidos o retuiteados por los usuarios al momento del desalojo, pero también posterior a éste.

Sin embargo, el grueso de las interacciones se concentraron en aquellos contenidos generados o distribuidos por quienes –pese al corte de la señal de Internet en el Zócalo- desde sus celulares realizaron streaming para canales de video (Livestream, Ustream o Youtube) o para estaciones de radio en línea, o fueron subiendo en tiempo real videos y fotografías en todas las redes sociales.

Esta comunicación permitió, por ejemplo, desmentir el uso moderado de la fuerza pública anunciado por las autoridades; también evidenció las arbitrariedades en las detenciones forzosas que policías realizaron dentro y fuera del perímetro que rodea al Zócalo capitalino y en la ciudad de Xalapa, Veracruz, donde también hubo represión; evidenció que los grupos de choque (llamados por las autoridades del Distrito Federal, como anarquistas) no sólo fueron identificados por las autoridades sino que, incluso, algunos de estos grupos entraron al Zócalo escoltados por policías.

capturada1Esta información, desde luego, no salió en la mayoría de los medios, pero sí se viralizó rápidamente en las redes sociales donde esa comunicación muchos-a-muchos puso en evidencia el discurso mediático dominante que hablaba de un “operativo limpio y sin violencia”; sin embargo, esta contra-información debe extenderse fuera de Internet, ya que sólo así esta posibilidad informativa de romper el encapsulamiento informativo que vivimos se hará realidad, pues no debemos olvidar que el resto de la población sólo tuvo acceso a los discursos de “recuperación y limpieza” que manejaron Televisa y Tv Azteca y que al otro día replicaron en la mayoría de los periódicos nacionales.

Si no llevamos esta información fuera de la red sino la compartimos podríamos encapsularnos en esa misma libertad que nos hace creer que en Internet está todo el mundo y que aquello que produzco les llega a todos. La ida y vuelta –dentro y fuera de Internet- es lo que nos hará realmente medios de auto-comunicación de masas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s