Lagos de Moreno: a un año de la tragedia

Publicado: julio 9, 2014 en Desapariciones Forzadas, Reportajes, Violencia y narcotráfico
Etiquetas:, ,

CAM01943

 

Por Darwin Franco

¿Con qué palabras se puede describir la tristeza de siete familias a las que, un 7 de julio de 2013, les arrebataron todo? ¿Con qué cara habremos de mirarlas si bien sabemos que su dolor no debió existir jamás? ¿Con qué acciones habrán de excusarse las autoridades de Lagos de Moreno que todavía siguen negando el haber criminalizado a las víctimas? ¿Con qué tipo de bálsamo habremos de cubrir su pena?

No olvide Usted jamás estos nombres: Eduardo Isaías Ramírez Hernández (21 años); Ángel de Jesús Rodríguez Hernández (19 años); Daniel Armando Espinoza Hernández (22 años); José Gerardo Aguilar Martínez (18 años); Marco Antonio Ramírez Cárdenas (19 años), Cristian Fabián Ávila Cardona (18 años) y Rodrigo Espinoza Aguayo (38 años), todos ellos desaparecidos y asesinados en Lagos de Moreno la madrugada del 7 julio del 2013.

A un año, sus familias siguen pidiendo justicia y exigen a las autoridades de Lagos de Moreno y de Jalisco que la memoria de todos ellos sea respetada, pues ninguno –como afirmaron las autoridades que hoy se retractan- pertenecía a ninguna banda delictiva: “No eran criminales”, eran -como Usted o como yo- personas comunes que vivían su vida hasta que alguien más se las arrebato. No eran criminales.

El alcalde de Lagos de Moreno, Hugo René Ruiz Esparza, no obstante, no pensó lo mismo cuando hace más de un año, sin pleno conocimiento de las investigaciones de la Fiscalía General de Jalisco, precisó que se estaban: “analizando los posibles vínculos de las víctimas con la delincuencia”.  Afirmación que, pese a “los ustedes disculpen, no lo quiso decir así el alcalde”, aún se sostienen en las afirmaciones de las autoridades por más que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, en reciente fallo, excuse al alcalde al precisar que éste actúo sin dolo, sin mala fe. Pecata minuta que contaminó (y aún contamina), el imaginario alrededor de este terrible hecho.

Por ello, el pasado 7 de julio, las familias de Eduardo Isaías; Ángel de Jesús; Daniel Armando; José Gerardo; Marco Antonio; Cristian Fabián y Rodrigo tomaron nuevamente las calles de Lagos de Moreno para dejarle claro a las autoridades que siguen ahí en pie de paz y que no descansarán hasta que la memoria de todos ellos sea restituida, que no cesarán hasta que el alcalde, Hugo René Ruiz Esparza, diga públicamente que sus familiares no eran delincuentes. No pararán hasta encontrar justicia, pues se tienen detenidos a los autores materiales, mientras que los intelectuales aún siguen libres.

Desde El Calvario, templo insignia de la ciudad de Lagos de Moreno, se les veía venir. Familiares, amigos, vecinos, conocidos… todos caminaban enfundados en playeras blancas, portando globos que en el mismo color llevaban impresos los rostros de quienes ya no están y, sin embargo, siguen aquí porque sus rostros sonrientes se multiplicaban en esas mismas playeras, en esas mismas lonas donde sus nombres aparecían clamando justicia.

Venían caminando desde el centro de Lagos de Moreno, venían luego de pasar frente a la Presidencia Municipal y a las oficinas de Seguridad Pública donde gritaron: “aquí están las familias de los criminales”, de esta valiente manera hicieron frente a quienes prefirieron criminalizar antes que confirmar e investigar. Nadie olvida su indolencia.

Ya venían todos ellos con sus familias, las cuales subieron con esfuerzo la inclinada colina que los conducía a El Calvario. Ahí ya los esperaba la misa por su primer aniversario luctuoso. Ahí ya esperaba también la tristeza que a un año no halla redención. Ahí estaba el recuerdo de una vida truncada que no encuentra, a la fecha, explicaciones suficientes. Ahí aguardaba la búsqueda de un perdón que no termina por conjugarse.

Al término de la ceremonia religiosa, un nudo de aire apretado inundaba el ambiente y el cielo comenzaba a cerrarse mientras todos salían poco a poco del templo. La escalinata que conducía a la explanada de El Calvario se rodeó de una fila de globos que emulaban un rosario, también se llenó de la melodía triste de Las Golondrinas que entonaba un mariachi.

Los globos surcaron el cielo y las lágrimas los rostros, pero no sólo estaban ahí por el dolor, estaban ahí también para el encuentro, para el abrazo de apoyo y para recordar que, pese a todo, están ahí vivos con sus recuerdos. Por ello, también el trio norteño llegó para cantarles junto a sus criptas y para recordarlos como son. Personas -que como Usted o como yo- disfrutaban reír, cantar, celebrar y convivir con sus familias y amigos.

Quizá, por eso, al final del acto de memoria el cielo escampó por unos instantes regalando a todas estas familias: un arcoíris, el cual se mantuvo firme hasta que la lluvia volvió a mojar las calles de un Lagos de Moreno donde la justicia no termina por llegar.

Por ello, le pido que no olvide Usted jamás estos nombres: Eduardo Isaías Ramírez Hernández (21 años); Ángel de Jesús Rodríguez Hernández (19 años); Daniel Armando Espinoza Hernández (22 años); José Gerardo Aguilar Martínez (18 años); Marco Antonio Ramírez Cárdenas (19 años), Cristian Fabián Ávila Cardona (18 años) y Rodrigo Espinoza Aguayo (38 años), ni tampoco esta fecha: 7 julio del 2013.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s