Ser preponderante es lo de menos…

Publicado: julio 11, 2014 en #ReformaTelecom, Política y Telecomunicaciones, Políticas y economías mediáticas
Etiquetas:

Por Darwin Franco

Con la promulgación inminente de la Reforma en Telecomunicaciones, el mercado ya comenzó a moverse con decisiones corporativas que sorprendieron a muchos, menos a Carlos Slim, dueño de América Móvil (Telmex-Telcel). Él ya tenía su as bajo la manga.

Su empresa ya había sido declarada como agente económico preponderante desde el 7 de marzo de este año por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL). El fundamento del órgano regulador es que los servicios de telecomunicaciones dados por América Móvil tenían una participación mayor al cincuenta por ciento. La ley marca que ninguna empresa puede superar este porcentaje porque inhibe la participación y la competencia en el sector, a quienes superaren este porcentaje están obligadas a desagregarse (fragmentarse) para sólo tener el porcentaje deseado.

América Móvil opera el 80% de la telefonía fija, el 70% de la telefonía móvil, así como el 67% de las conexiones fijas de Internet y el 62% de las móviles. Para adecuarse a la normatividad y dejar de ser agente económico preponderante, se anunció el 8 de julio que desincorporaría sus activos sobrantes, lo cual fue toda una sorpresa para el mercado de las telecomunicaciones, pero también para la clase política, pues la empresa de Carlos Slim se anticipó de manera magistral a la promulgación de la Reforma en Telecomunicaciones.

Primero porque al hacer este sorpresivo anunció sus acciones repuntaron un 9.4%, lo cual significó una ganancia aproximada de 6 mil 851 millones de dólares, esto quiere decir que sus acciones incrementaron un 70% su valor original en tan sólo dos días. Muchos decían que con la Reforma, Slim sería el gran perdedor.

Segundo, al anunciar su desagregación América Móvil busca dejar de ser agente económico preponderante antes de que las nuevas legislaciones estén vigentes. Al hacerlo así, ésta no estaría obligada “a compartir su infraestructura sin costo a sus competidores”, pues la ley así lo establece en tanto el preponderante no se desagregue. Esto no pasará porque las empresas de Slim ya no serán preponderantes cuando la ley sea vigente, así que si su competencia quiere utilizar su infraestructura (cosa que se hará, pues difícilmente otra empresa montará una nueva red de telecomunicaciones) deberá pagar una cantidad a América Móvil, esto previa autorización del IFETEL.

Tercero, al no ser preponderante podrá entrar al mercado de la televisión restringida sin tener que esperar los 18 meses que establece las leyes secundarias. Conocedor de la ley y se les adelantó a todos y el sueño deseado de entrar a la televisión se hará realidad.

El asunto clave, como lo apunta Luis Miguel González, director editorial de El Economista, es: “¿A quién le venderá?, ¿qué tanto dinero reasignará a actividades de telecomunicaciones, por ejemplo producción de contenidos o incursión a la televisión de cable?”. Y yo agregaría una pregunta más: ¿Será que estas ganancias también podrían tener como destino el sector energético?

Antes que su rival, Emilio Azcárraga, Carlos Slim mostró su capacidad como estratega económico y se colocó, desde ahora, como el actor que moverá las fichas porque las decisiones que éste tome (previa autorización del IFETEL) determinarán quién o quiénes pueden entrar al mercado de las telecomunicaciones, pues como se ha dado a conocer, Slim no venderá a actores locales sino a extranjeros. Así que las cosas no se ponen fácil para Televisa.

Perder para ganar fue la apuesta desde un inicio. La Reforma en Telecomunicaciones, como ha quedado claro, no fue una legislación pensada para fortalecer nuestro derecho a la comunicación; al contrario, fue una Reforma hecha para el mercado, el cual tenía que ajustarse de cara a la convergencia tecnológico-digital y a los movimientos internacionales que apuntan a la concentración y no a la democratización de los medios.

Al fin de cuentas, nosotros en la Reforma sólo somos consumidores y las empresas monopólicas aun perdiendo saldrán ganando. Carlos Slim, ahora tiene en sus manos, el decidir cómo se moverán las fichas.

@darwinfranco

Anuncios
comentarios
  1. De acuerdo contigo Darwin, el tema es de mercado, económico y de ganancias. México, como sociedad, hemos perdido una oportunidad histórica para avanzar un paso hacia la democracia…se ha negado, con la aprobación de esta ley, la oportunidad de tener medios diversos que permitan presentar otros modos de ser ciudadano y no sólo los que nos propone Televisa. Esto sobré todo al dejar a los medios de uso social como marginales, al no destinar 30% del espectro a estos medios y al no hacer obligatoria la incorporación de producción nacional independiente en las transmisiones de tv abierta. En lo único que no estoy tan de acuerdo es e el timing de América Móvil, la legislación entrará en vigor en cuanto se publique (supongo que es cuestión de días) por lo que no creo que Slim logre vender sus activos tan rápido, además de que su plan de desincorporación deberá ser aprobado por el IFT y eso también se llevará su tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s