No murió, nos lo mataron

Publicado: octubre 23, 2014 en Movimientos y resistencias sociales, Violencia y represión
Etiquetas:

cec53ac050b4c9377c29a4d10cbd3d3e

Por Darwin Franco Migues

Ricardo de Jesús, de 23 años, era estudiante de ingeniería mecatrónica en el Centro Universitario de Los Lagos de la Universidad de Guadalajara (UdeG). El pasado fin de semana se organizó con unos amigos para acudir al Festival Cervantino sin saber que la noche del sábado 18 de octubre, éste sería detenido por elementos de la policía municipal de Guanajuato, quienes se lo llevaron esa noche pero nunca lo presentaron a ningún ministerio público como lo marca ley. Sus amigos lo buscaron, pero no fueron ellos quienes lo encontraron si no la persona que habitaba una casa habitación en el callejón Peña Grande, pues Ricardo apareció sin vida en su patio.

¿Cómo llegó ahí? ¿Quién lo abandonó en ese sitio? ¿Por qué se lo llevaron los policías? No lo sabemos. Lo que sí fue urgente decir es que los policías municipales de Guanajuato: NO LO DETUVIERON, así lo informó el presidente municipal de esta localidad, Luis Fernando Gutiérrez Márquez, pero su dicho no paró ahí, pues éste -sin datos- aseguró que la muerte de Ricardo de Jesús pudo darse porque éste, quizá, pretendió entrar al domicilio en donde lo encontraron.

Gutiérrez Márquez optó por CRIMINALIZAR a la víctima antes que investigar a sus policías. Pero no sólo fue éste el único que criminalizó a Ricardo de Jesús, también lo hizo el periódico a.m. de Guanajuato, el cual sin investigación periodística sólo se dedicó reafirmar la versión oficial.

Versión que, igualmente avaló, el Fiscal General de Jalisco, Luis Carlos Nájera, quien además hizo uso de su indolente imaginación para decir en el noticiero de MVS que Ricardo de Jesús pudo morir por andar “practicando el parkour”.

Nájera enfatizó también que al momento no hay ninguna evidencia en donde se compruebe que al estudiante de la UdeG se lo llevaron detenido: “El único señalamiento en ese sentido, hasta donde yo sé, es el del rector de Lagos, que dice que unos jóvenes dijeron que habían sido detenidos en Guanajuato (…) si ustedes se basan en chismes, en aseveraciones bueno pues tristeza, yo soy una persona que tiene que emitir mis acciones jurídicas en  base a pruebas, hasta hoy te lo vuelvo a repetir no existe una sola prueba de que hayan sido detenidos”.

La prueba, el testigo, la impunidad

Daniel de León fue compañero de Ricardo de Jesús en el Centro Universitario de Los Lagos. Compartió con él muchas cosas, entre ellas, esa detención arbitraria (la policía prefiere llamarla de rutina o preventiva) que sucedió la noche del 18 de octubre en la ciudad de Guanajuato.

Daniel declaró a la Procuraduría General de Justicia del estado de Guanajuato que el día de los hechos Ricardo, un amigo y él estaban juntos, pero se detuvieron porque uno de ellos se encontraba con algún molestar. Ricardo de Jesús fue a buscar un baño, mientras él estaba ausente un par de policías interpelaron a Daniel para hacerle una revisión y exigirle que se retiraran del lugar.

A lo lejos, Ricardo de Jesús lo observó todo y pidió a los oficiales una explicación de lo que estaba pasando. Por la espalda, como los cobardes, llegaron dos policías más que lo tomaron del cuello y del brazo: “Se lo llevaron detenido, a mí no me dejaban acercarme a él, me dicen que me retire, que me vaya… para eso me estaba cuidando un oficial para que no me arrimara… yo corro para darle la vuelta a la cuadra para localizar a mi amigo, para saber en qué patrulla lo suben… desgraciadamente no pude verla y ese fue la última vez que lo vi con vida”, narra Daniel con esa impotencia que debió sentir cuando tras correr no logró alcanzar a su amigo. Se lo habían llevado los policías.

La búsqueda de Ricardo de Jesús fue inmediata. Todos se fueron a la comandancia, pues queríamos saber dónde estaba, querían pagar su multa, pero nadie les decía nada porque simplemente Ricardo de Jesús nunca llegó, nunca lo llevaron: “Regresamos al punto de reunión esperando lo mejor, lo esperamos de más, lo esperamos muchas horas pero nunca apareció. No contestaba su celular… eso es todo”, dijo Daniel con esa voz desconcertada de un joven que no sólo perdió a su amigo sino que también, al ser uno de los testigos presenciales, siente la presión de las autoridades y los medios. “Eso es todo…”, dijo como queriendo salir de una situación que recién inicia.

Sin embargo, este testimonio no ha sido suficiente para las autoridades de Guanajuato que no dejan de insistir en que a Ricardo de Jesús no lo detuvieron porque nunca ingresó a sus comandancias. Los policías que se lo llevaron, lo mataron.

Las autoridades de la UdeG exigieron que se investigue el caso de manera respetuosa porque lo que se tiene ahora es criminalización y no investigación. Criminalización para Ricardo de Jesús pero también para Daniel que ha alzado la voz por su amigo.

Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la UdeG, pidió a las autoridades de Guanajuato que actúen apegados a derecho y de manera objetiva, pues se ha incurrido en acciones criminalizatorias que en nada abonan a la aclaración de los hechos: “Que cese la criminalización de la víctima y de los testigos (…) y que apliquen un correcto protocolo de investigación porque eso es lo que nos llevará a la verdad de los hechos”.

Las autoridades universitarias anunciaron que apoyaran en todo a la familia de Ricardo de Jesús y la de Daniel, incluso, éste último está siendo representado por una abogada de la Universidad. “La Universidad no los dejará solos”, afirmó el Rector de la UdeG.

Por su parte, la hermana de Ricardo de Jesús, Yanira Esparza, ante los medios pidió romper el silencio, pues sólo así se podrá saber qué fue lo que pasó : “Yo quiero pedirles que nos apoyen para que armemos el rompecabezas y para que así todos podamos saber qué fue lo que pasó. Sólo armando el rompecabezas vamos a dar con lo pasó a mi hermano, les pido a quienes vieron algo que tengan valor y declaren. Nosotros sabemos que mi hermano era bueno, eso no necesitamos decirlo. Nosotros necesitamos saber qué es lo que pasó, pues los medios lo van a tomar ahorita de momento, pero nosotros necesitamos llegar al final para saber qué y por qué le pasó esto a mi hermano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s