Fosas clandestinas de La Barca: un año de silencio.

Publicado: noviembre 22, 2014 en Desapariciones Forzadas, Violencia y narcotráfico
Etiquetas:,

3-narcofosas-jalisco_1

Por Darwin Franco

Los reflectores están colocados en Iguala, en sus fosas y en los 43 normalistas que nos faltan a todos, pero aquí en Jalisco desde hace un año no tenemos noticia alguna de la identidad, vida y sueños de los 74 cuerpos que fueron exhumados en 37 fosas clandestinas localizadas en el municipio de La Barca entre noviembre de 2013 y enero de 2014.

Sí, leyó Usted bien: 74 cuerpos. Cuerpos que fueron arrojados, exterminados y enterrados en las orillas del río Lerma y detrás de los sembradíos de maíz que hacen difusos los límites entre Jalisco y Michoacán. La Barca, municipio ubicado en la región de la ciénega, se ha caracterizado por ser líder en la producción de maíz en México.

Nadie sabía de la existencia de esas fosas aunque sí se sabía que siguiendo la calle de Los Leones podría ingresarse al mismo infierno, pues ahí entre los maizales, en un paraje ubicado en el predio de El Rincón, se veían ingresar a camionetas con hombres armados seguidos de patrullas municipales que llevaban a varios hombres en su parte trasera y, al cabo de unas horas, se les veía salir sin ellos.

¿Quiénes eran? ¿Por qué tuvieron que matarlos? ¿Por qué los enterraron ahí?

Todo inició el 7 de noviembre de 2013 cuando se montó un operativo para localizar a los agentes de la Procuraduría General de la República (PGR), René Rojas Márquez y Gabriel Quijadas Santiago. Estos agentes se habían reportado como desaparecidos, en la frontera entre Jalisco y Michoacán, desde el 3 de noviembre. Los buscaban a ellos, encontraron a 74.

El operativo de búsqueda se incrementó cuando en el kilómetro 4 de carretera Sahuayo-Vista Hermosa, en la comunidad de Briseñas, se encontró calcinada la camioneta de los agentes. A partir de esto, se detuvo a 25 personas, entre ellos 22 policías del municipio de Vista Hermosa (Michoacán). De las indagatorias y confesiones, se supo que en los límites entre Jalisco y Michoacán existían diversas fosas clandestinas usadas, presuntamente, por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación o miembros de Los Caballeros Templarios.

Estas aseveraciones, sin embargo,  no han sido corroboradas ni por la PGR ni por la Fiscalía  General de Jalisco, pues ésta última institución ha insistido en que en Jalisco no los mataron: sólo los enterraron.

Semanas después, el 21 de noviembre, personal de la Policía Federal Ministerial, la milicia, policías municipales de ambos estados y peritos forenses de Jalisco montaron un operativo en un terreno amplio ubicado en la carretera que une a La Barca con Briseñas, sitio donde comenzó el horror que derivó en la exhumación de 67 cuerpos. 67 vidas.

Al conocerse las dimensiones de la tragedia y al irse multiplicando el número de fosas, la PGR (instancia que atrajo el caso y tiene a su cargo las pesquisas) decidió suspender el operativo a principios de diciembre. Sin embargo, éste se reinició de manera sorpresiva el 16 de enero exhumando siete cuerpos más.  En total, fueron 37 fosas y 74 cuerpos los localizados en el municipio de La Barca.

Hasta ahora las pesquisas sostienen que las víctimas posiblemente podrían pertenecer o ser bajas colaterales de la disputa que mantiene por la plaza el Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Caballeros Templarios. No obstante, no se han presentado las pruebas que corroboren el dicho de la autoridad. Lo que único que tiene es la criminalización de las 74 víctimas.

De estas 74 personas, a la fecha, no sabemos nada, salvo que ninguno de sus cuerpos pertenece a los elementos desaparecidos de la PGR, También nos ha informado, vía solicitudes de transparencia (Oficio: SJAI/DGAJ/09227/2014), que sólo se ha confirmado la identidad de 10 cuerpos e, incluso, seis de éstos ya fueron entregados a sus familiares.

Al resto de los cuerpos (64), que aún permanecen en las instalaciones de la PGR en el Distrito Federal, ya se les practicó un perfil genético que arrojó que 58 de ellos son de hombres y seis de mujeres. Sin embargo, se desconoce quiénes son estas 64 personas.

Las autoridades han sido muy sigilosas y han optado por dar a cuenta gotas la información sobre las fosas localizadas en La Barca, tan precavidas han sido que se negaron a informar la identidad de los diez cuerpos identificados.

El operativo de búsqueda terminó desde enero de este año. Se sospecha que en el lugar podrían localizarse más fosas; sin embargo, todo trabajo ha sido suspendido.  Situación muy similar a la que vive la averiguación previa sobre el tema porque es fecha que no se tienen a personas detenidas o consignadas por la muerte de las 74 personas localizadas en La Barca. Todo ha sido omisión y silencio en una de las fosas clandestinas más grandes del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s