Un triunfo por la memoria y dignidad de las víctimas de Lagos de Moreno

Publicado: julio 3, 2015 en Uncategorized

CAM01943

El 7 de julio del 2013 será recordado como uno de los días más trágicos de la historia de Jalisco, pues ese día seis jóvenes y un adulto fueron privados de su libertad y posteriormente asesinados por un grupo armado que esa madruga instituyó una estrategia de terror por todo Lagos de Moreno, Jalisco.

Ese día muchas personas desaparecieron; sin embargo, sólo las familias de Eduardo Isaías Ramírez Hernández (21 años); Ángel de Jesús Rodríguez Hernández (19 años); Daniel Armando Espinoza Hernández (22 años); José Gerardo Aguilar Martínez (18 años); Marco Antonio Ramírez Cárdenas (19 años), Cristian Fabián Ávila Cardona (18 años) y Rodrigo Espinoza Aguayo (38 años), se atrevieron a romper el silencio y presentaron su denuncia.

Desde ese día buscaron a sus familiares y desde ese día vivieron la criminalización de sus seres queridos porque el alcalde priísta de Lagos de Moreno, Hugo René Ruiz Esparza Hermosillo, sin pruebas declaró lo siguiente: “una de las líneas de investigación habla de una probable, lo subrayo, probable relación de estos jóvenes con la delincuencia organizada, es una de las líneas que se está investigando y donde hay fuertes indicios”.

Esta declaración manchó el nombre y la memoria de quienes sin deberla fueron víctimas de una noche impune, pues no se puede andar desapareciendo personas si no existe la acción o inacción de las autoridades. Esto también marcó a sus familias porque el imaginario que se instituyó alrededor de la lucha por la justicia siempre estuvo acompañada de ese descrédito que se generó tras las palabras emitidas sin fundamentos por el alcalde.

Sin embargo, esto no los iba a detener porque su amor era más grande que la mentira oficial, así que desde el inicio se exigió no sólo justicia sino también la emisión de unas “disculpas públicas” por haber mancillado la memoria de sus seres queridos. Así lo exigieron las familias al alcalde de Lagos de Moreno, así lo solicitaron a la Fiscalía General del Estado de Jalisco, así lo pidieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) y a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Al final fueron ellos y su verdad histórica lo que logró imponerse a toda criminalización y revictimización, como aquella sufrida cuando el Fiscal General, Luis Carlos Nájera, les entregó el resto de sus familiares un una cajita de manera con el logo de Gobierno de Jalisco.

Su verdad histórica, no obstante todos estos atropellos, habría de imponerse luego de dos largos años de lucha, ya que el pasado 2 de julio pudieron escuchar del propio Hugo René Ruiz Esparza Hermosillo las siguientes palabras: “mi más profunda disculpa a la memoria de los fallecidos y a los  familiares, por el estigma que sin haber sido mi intención se pudo haber generado de tan atroz y cobarde delito” y continúa “con el transcurrir de las investigaciones se pudo comprobar que la hipótesis a la que hice referencia fue rechazada y eliminada, llegándose a la conclusión de que los jóvenes fueron levantados y asesinados de manera cobarde por un grupo del crimen organizado, ya que fueron señalados de manera falsa y dolosa de haber sustraído una mochila de un vehículo de dicho grupo. Hecho ante el cual, insisto categóricamente que Ángel de Jesús Rodríguez Hernández, Daniel Armando Espinoza Hernández, Eduardo Isaías Ramírez Hernández, José Gerardo Aguilar Martínez, Marco Antonio Ramírez Cárdenas, Cristian Fabián Ávila Cardona y Rodrigo Espinoza Aguayo no tuvieron absolutamente ninguna relación. Por eso reitero una disculpa pública por las mencionadas declaraciones y la interpretación que se les dio”.

Esta es la primera ocasión, en el marco de los derechos que otorga la Ley General de Víctimas, que una autoridad de manera formal emite una disculpa pública. Esto constituye un precedente muy importante en razón de la lucha que las víctimas de la “guerra contra el narcotráfico” han dado para exigir se respete la dignidad y memoria de sus seres queridos. Esta es una “disculpa pública” que se ganó por la lucha ciudadana, por la insistencia de los padres y no por la intermediación institucional, ya que instituciones como la CEDHJ o la CEAV sólo solicitaron “aclaraciones puntuales” o pidieron de manera tibia las disculpas.

Las familias fueron, al final, las que sensibilizaron a Ruiz Esparza Hermosillo y a éste habrá que reconocerse el haber dado las disculpas aunque éstas se dieran casi dos años después. Lo que nos queda aún a deber quien será diputado local por Jalisco es una explicación más amplia del porqué su policía municipal no actúo para impedir que esa noche fueran desaparecidos las víctimas a las cual reconoció su inocencia.

Esto es un logro por la memoria y dignidad de quienes nunca debieron haber dejado a su familia. Esto va por ellos y por todas las víctimas de este país a las que también se les deben este tipo de disculpas.

Invitación de las familias para acompañarlos a la misa por los dos años del fallecimiento de sus familiares, la cual será el próximo 7 de julio en Lagos de Moreno.

INVITACIÓN MISA DOS AÑOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s