Nosotros, los nombramos.

Publicado: agosto 7, 2015 en Periodismo, Violencia y represión
Etiquetas:, , ,
Rubén-Agencia-El-Universal

Fotografía a las afueras del departamento donde fueron asesinados Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Olivia Negrete, Mile Virginia y Rubén Espinosa. Foto: El Universal

Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Olivia Negrete, Mile Virginia y Rubén Espinosa representan muchas cosas para este país tan cargado de violencia e incomprensión. Los cinco fueron cruelmente asesinados el pasado 31 de julio del 2015 dentro de un departamento de la colonia Narvarte en el Distrito Federal.

Dice la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) que toda esa saña fue a causa de un robo y que el multihomicidio nada tiene que ver con las amenazas que previamente habían recibido tanto Nadia como Rubén por su postura crítica al gobierno de Veracruz. Eso es punto y aparte.

Su muerte no sólo nos muestra la indefensión y vulnerabilidad en la que vivimos sino que además viene a confirmarnos que en el país ya no hay páramos seguros. Ya no podemos salir de un lado para refugiarnos en otro porque en este país la violencia y su infalible impunidad es capaz de seguirnos para hacer que nuestra muerte o desaparición se conviertan en hechos aislados o en asaltos brutalmente casuales donde, desde luego, habrá  una nula relación con nuestros quehaceres como periodistas o activistas. Todo será una lamentable cadena de casualidades que incluirán la criminalización y la no investigación porque hechos así sólo podrán ser explicados a través de lo absurdo pero no de la justicia.

images

Homenaje a Rubén Espinosa en la Plaza Regina Martínez en Xalapa, Veracruz. Sitio donde el propio Rubén participó en la colocación de una placa en homenaje a Regina Martínez, periodista asesinada el 28 se abril del 2012.

Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Olivia Negrete, Mile Virginia y Rubén Espinosa murieron porque en este país la denuncias por acoso o amenazas sólo sirven para ponernos más en riesgo. Murieron porque un grupo de hombres es capaz de entrar al medio día a un departamento para cometer terribles delitos sin que nadie vea o diga nada. Murieron porque aunque oficialmente se niega que el Estado participe abiertamente en el espiral de violencia que vivimos, muchos sabemos que las principales agresiones a los ciudadanos, periodistas y activistas vienen, justamente, de agentes gubernamentales.

Cinco víctimas que se suman a muchas otras que, como ellos, poseían vida, planes y sueños. Cinco víctimas que tenían nombres, ideas, ilusiones y sueños. La suspensión de su plan de vida a manos de arteros asesinos tiene que despertarnos de manera definitiva, ya que –al parecer- no hemos tenido suficiente con Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingán, Tanhuato, Villa Purificación, Ostula e innumerables tragedias que nos duelen pero no terminan por despertarnos. Necesitamos despertar porque eso fue lo que todo el tiempo buscaron hacer con su trabajo tanto Nadia como Rubén. Por ello, su muerte no debe callarse ni olvidarse.

Nosotros, todos, debemos nombrarlos y recordarlos. Así como debemos nombrar a todas las personas que han muerto y desaparecido en esta guerra en contra del narcotráfico. Nombrarlas para no olvidarlas y para no olvidar que todas ellas, tal como pasó con Nadia, Yesenia, Olivia, Mile y Rubén, tenían vidas, planes y sueños.

Nombrarlos para recordar que la justicia no llegará si callamos y olvidamos. Nombrarlos para decir con fuerza que los ciudadanos no queremos ser víctimas de la violencia y la impunidad. Nombrarlos para que no se olvide lo difícil que es investigar y decir la verdad en un país donde, desde el año 2000 a la fecha, han muerto 147 periodistas y 24 más están desaparecidos. Nombrarlos porque nosotros también somos víctimas.

per1-440x293

Protesta del gremio periodístico en el Ángel de la Independencia en el Distrito Federal. Foto: Germán Canseco.

Nombrarlos porque si no caminamos en pos de la paz, la memoria y la justicia, ellos (los violentos e impunes) ganarán. Nombrar a todas las víctimas para que esta parte de nuestra dolorosa de historia sea escrita a través de nuestra lucha y exigencia. Nombrarlos porque Nadia, Yesenia, Olivia, Mile y Rubén, no son una cifra más y nos harán falta.

Nombrarlos porque este país tiene que tejerse a través de la memoria, la dignidad y la justicia y nunca más de la indolencia, el olvido y la impunidad. Nosotros, los nombramos.

@darwinfranco

Anuncios
comentarios
  1. Lidia Vite S. dice:

    La Procuraduria del D.F. quiere burlarse de nuestra inteligencia con sus conclusiones tan ridículas, igual que el Gobierno Federal , que pena que esta Institución se una al Gobierno federal en tanta incompetencia de escándalo. En este país tan hermoso Gobernado por desgracia por la peor calaña, los ciudadanos estamos a su merced, no hay esperanza de Justicia, solo para parientes de los poderosos, Que Pena y tristeza que México esté pasando por uno de los episodios más trágicos en su Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s