43 y 26 mil: la esencia de quienes nos faltan a todos.

Publicado: septiembre 25, 2015 en Uncategorized

10858523_10152568320304849_1595298683586557956_n

Darwin Franco Migues

El ejercicio es simple y complejo a la vez. Cierre sus ojos e imagine que Usted, yo, Nosotros no somos quienes esquivan la mirada cuando vemos el rostro de un desaparecido sino que nosotros somos EL DE-SA-PA-RE-CI-DO.

Imagínese que la persona que aparece en la imagen es Usted, yo, Nosotros,  y quien le busca no es alguien ajeno sino nuestra propia familia. Sí es nuestra familia y ésta nos busca a través de los medios que Usted, yo, Nosotros esquivamos, ignoramos o rechazamos cuando la foto, imagen e historia de un desaparecido llega a nuestros ojos, NUESTRA VIDAS.

Piense, tan sólo por un momento, en las infinitas y dolorosas sensaciones que habitarán en el corazón cuando su familia no sepa dónde estamos Usted, yo, Nosotros. Piense también que sentiríamos Usted, yo, Nosotros cuando tomáramos consciencia de que estamos siendo desaparecidos y de que no tendremos medios u oportunidades para decirle a nuestra familia: “Aquí estoy, estoy bien, vengan por mí, ellos me llevaron, ellos me llevaron…”.

Abra sus ojos nuevamente y piense ahora en lo que siente tanto el desaparecido como su familia cuando Usted, yo, Nosotros sin fundamentos criminalizamos al desaparecido y justificamos su desaparición usando frases como: “seguro en algo andaba”.  Piense seriamente en esto y recuerde cuántas veces Usted se expresó así sobre alguno de los 26 mil desaparecidos que hay en México o cuando dijo esto en relación a la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa. Porque hay que ser sinceros, ya que Usted, yo, Nosotros, lo hicimos alguna vez.

Abra sus ojos y su mente e imagine que cambiaría si Usted, yo, Nosotros comenzáramos  a reconstruir una nueva noción sobre cada uno de los 26 mil desaparecidos. Piense en qué pasaría si en lugar de denostarlos, ignorarlos o rechazarlos nos acercáramos a ellos y a sus familias. Imagine qué significaría para ellas y ellos que la expresión “no están solos” se reconfigurara en una “estamos juntos buscando”.

Piense en que si pasara esto Usted, yo, Nosotros encontraríamos una red horizontal que tejería solidaridad en lugar segregación.  Piense en que si a Usted, yo, Nosotros nos ganara la valentía de hacer esto no volveríamos a pensar que las desapariciones no son ajenas y que los desaparecidos, todos ellos, son lejanos; al contrario, ellos serían tan profundamente nuestros. Imagine la manera en que esto generaría espejos retrovisores donde el horizonte sería Iguala, Matamoros, Yurecuaro, Torreón, Guadalajara, Tijuana así como cada ciudad, pueblo o sitio donde hoy lamentablemente tenemos un desaparecido pero también una familia que, pese al miedo, lo busca, lo extraña y lo necesita.

Piense esto con el corazón y déjese invadir por el sentimiento de encontrarse con otro que es y deber ser para Usted un “yo posible”. Piense que en Usted, yo, Nosotros está la capacidad, la humanidad y la esperanza de hacer que cada uno de los 43 normalistas y cada uno de los 26 mil desaparecidos cuente porque cada uno de ellos nos falta y nos faltará hasta que éste vuelva a casa con nosotros. Hoy por 43, mañana por 26 mil. Hoy por todos.

@darwinfranco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s